Entradas

Robo-suit and virtual reality reverse some paralysis in people with spinal cord injuries | Science | AAAS

Un parapléjico consigue caminar bajo estimulación eléctrica

Un joven de 29 años que quedó parapléjico tras un accidente en una moto de nieve ha logrado caminar en Estados Unidos gracias al implante de un electrodo en la columna vertebral, según ha revelado un artículo publicado en la revista Nature Medicine.

En 2016, tres años después del accidente que dañó su médula espinal en la mitad de la espalda y no podía ni moverse ni sentir por debajo de la lesión, los cirujanos de la Clínica Mayo de Rochester (Minnesota) le implantaron un electrodo en el espacio peridural por debajo de la zona afectada de su columna vertebral. Este electrodo, unido a un estimulador colocado en la región abdominal, se conectaba inalámbricamente con un mando externo.

Durante 43 semanas tuvo 113 sesiones de entrenamiento combinadas de estimulación eléctrica y ejercicios físicos. Sólo al cabo de solo dos semanas, bajo estimulación eléctrica podía levantarse y dar unos pasos sostenido por un arnés. Los científicos de la Clínica Mayo y de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) ajustaron los ejercicios para darle la mayor independencia al paciente, logrando que camine sin arnés, apoyándose a un andador o aferrándose a unas barras sobre una cinta en movimiento. En total, en un año, ha logrado recorrer el equivalente a la longitud de un campo de fútbol, según precisa el estudio dirigido por los doctores Kristin Zhao y Kendall Lee.

“Es la primera vez que se puede poner en práctica un proceso de desplazamiento en cinta rodante o con andador en un hombre con la parte inferior del cuerpo totalmente paralizada”, ha explicado a AFP la doctora Zhao, ya que en anteriores experimentos, parapléjicos voluntarios habían sido capaces de mover las caderas, los tobillos o los dedos de los pies bajo estimulación eléctrica, pero no de andar.

También subraya esta doctora que a pesar de los éxitos obtenidos durante el estudio, “el paciente sigue llevando a cabo su vida diaria en silla de ruedas“.

Este trabajo es esperanzador porque algunas funciones que se creían definitivamente perdidas podrían reactivarse gracias a las nuevas tecnologías.