cartel zambullidas hospital paraplejicos toledo

SEGURIDAD EN LAS ZAMBULLIDAS

Cada verano en España se producen entre 800 y 1.000 lesiones medulares y entre el 4 y el 11 por ciento del total se deben a actividades deportivas o de ocio propias del verano. En torno al 5 por ciento del total de personas atendidas por lesiones medulares fueron debido a zambullidas en piscinas, playas o ríos.  
Una zambullida de cabeza en aguas desconocidas es el camino más corto al hospital. Los cirujanos ortopédicos ven de urgencia a jóvenes que han saltado de cabeza en aguas poco profundas con lesiones de cabeza, cuello o en el peor de los casos la paraplejia.

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, este verano, al igual que el pasado año, ha puesto en marcha la campaña ‘Al agua con prudencia’ para insistir en poner toda la atención en las zambullidas de cabeza. Según los datos aportados por este centro, dos niños de 12 y de 14 años y dos jóvenes de 25 y 31 años ingresaron en el Hospital Nacional de Parapléjicos el pasado 2018, con lesiones cervicales que provocaron una tetraplejia.

En Estados Unidos, de acuerdo con la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de los Estados Unidos (CPSC), de casi 26.000 personas que reciben tratamiento de urgencias por lesiones relacionadas con las zambullidas en agua poco profundas, aproximadamente 800 lesiones medulares, principalmente en adolescentes y varones adultos jóvenes, terminan en tetraplejia.

¿Cómo evitar estos accidentes?: Usando el sentido común siempre.

Los consejos pasarían por:

  • Nunca zambullirse en aguas poco profundas. Saltando hay que asegurarse de que la profundidad de la masa de agua sea el doble de la altura desde la que salta.
  • Meterse lentamente en el agua o tirarse de pie en caso de duda, antes que de cabeza.
  • Nunca sumergirse de salto en agua que no sea transparente, como un lago o un océano, ya que puede haber arena u objetos debajo de la superficie y no ser visibles.
  • Solo una persona a la vez debe pararse en un trampolín, saltando desde el final del tablero y sin correr por él. Dejar espacio rápidamente en el agua para el siguiente saltador.
  • No beber alcohol antes o durante la natación, el buceo o la navegación. El alcohol afecta al equilibrio, la coordinación y el juicio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.