EL SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO

¿Qué es y qué lo provoca?

El síndrome del túnel carpiano es una afección común que causa entumecimiento, hormigueo, debilidad, o daño muscular en la mano y dedos. Esto ocurre porque uno de los nervios principales de la mano, el nervio mediano, se comprime en algún punto en su recorrido por la muñeca. Cuando existe una presión excesiva en el nervio mediano, la sensibilidad y el movimiento a partes de la mano se entorpecen.

Como esta afección en la mayoría de los casos empeora con el tiempo, es importante diagnosticar y tratar tempranamente. Al principio, medidas simples como usar una férula para la muñeca o evitar ciertas actividades pueden aliviar los síntomas. Si la presión sobre el nervio mediano continúa, se puede provocar daño al nervio y agravarse los síntomas, aunque todavía no ha quedado establecido cómo identificar a estos pacientes que empeoran progresivamente cuando no son tratados.

En casos prolongados con adormecimiento constante y pérdida de los músculos del pulgar, se puede recomendar la cirugía para evitar daños irreversibles.

La mayoría de los casos de síndrome del túnel carpiano (STC) son causados ​​por una combinación de factores. El STC es más común en las mujeres y en personas de 30 a 60 años de edad.

Otros factores de riesgo son:

  • Uso repetitivo de la mano. Repetir movimientos de la mano y la muñeca durante un período prolongado de tiempo puede causar una hinchazón que ejerce presión sobre el nervio.
  • Posición de mano y muñeca. Actividades mantenidas en el tiempo que impliquen una flexión o extensión extrema de la mano y la muñeca pueden aumentar la presión sobre el nervio.
  • El embarazo. Los cambios hormonales pueden causar hinchazón.
  • Herencia. El túnel carpiano, la cantidad de espacio para el nervio, puede ser más pequeño en algunas personas.
  • Condiciones de salud. La diabetes, la artritis reumatoide son afecciones asociadas con el síndrome del túnel carpiano.
  • Quiste o tumor que crece en la muñeca

Síntomas y signos

  • Torpeza de la mano al agarrar objetos
  • Entumecimiento u hormigueo en el pulgar y en los dos o tres dedos siguientes de una o ambas manos
  • Entumecimiento u hormigueo en la palma de la mano
  • Dolor en la mano o la muñeca en una o ambas manos que puede extenderse al codo
  • Descoordinación con los movimientos finos de los dedos.
  • Atrofia del músculo por debajo del pulgar (en casos avanzados o prolongados)
  • Agarre débil o dificultad para portar bolsas.
  • Debilidad en una o las dos manos.

Pruebas y exámenes

  • Pruebas físicas como presionar hacia abajo o golpear a lo largo del nervio mediano en la parte interior de la muñeca para ver si causa entumecimiento u hormigueo en los dedos (signo de Tinel)
  • Radiografías de la muñeca para descartar otros problemas como artritis de la muñeca
  • Electromiografía. El EMG mide la actividad eléctrica en los músculos.
  • Estudios de conducción nerviosa detectan cuando un nervio no está conduciendo su señal de manera efectiva.
  • Ecografía con ultrasonidos para evaluar el nervio mediano.
  • Resonancia magnética que proporciona mejores imágenes de los tejidos blandos del cuerpo.

Tratamiento

Tratamiento no quirúrgico

  • Refuerzos o férulas. El uso de una férula por la noche evitará doblar la muñeca mientras se duerme. También puede ser conveniente colocar una férula durante el día al realizar actividades que agraven los síntomas.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.
  • Cambios de actividad. Cambiar o modificar actividades con las muñecas puede ayudar a retardar o detener la progresión de la enfermedad.
  • Inyección con esteroides en el túnel carpiano aunque su efecto a veces es solo temporal.
  • Ejercicios de deslizamiento nervioso. El fisioterapeuta nos puede recomendar ejercicios específicos para que el nervio se mueva más libremente.

Tratamiento quirúrgico

En casos de adormecimiento constante y pérdida de los músculos del pulgar, se puede recomendar la cirugía para evitar daños irreversibles.

El procedimiento quirúrgico realizado para el síndrome del túnel carpiano se denomina “liberación del túnel carpiano” y puede ser realizado por cirugía abierta o endoscópica (idoneidad considerada por el traumatólogo) teniendo ambas técnicas el objetivo de aliviar la presión sobre el nervio mediano cortando el ligamento que forma el techo del túnel.

Recuperación y complicaciones

La fuerza de agarre y pellizco en la mano generalmente regresa de 2 a 3 meses después de la cirugía.

Si la afección se trata apropiadamente, normalmente no se presentan complicaciones.

En IMTRA tenemos gran experiencia en diagnosticar y tratar el síndrome del túnel carpiano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.