lesion LCA

Running: cómo evitar posibles lesiones

La rodilla es la parte del cuerpo más afectada en los corredores, suponiendo el 40% de las lesiones. Siguen el tendón de Aquiles, la parte interna de la tibia, la cadera y la región inguinal. Pie y tobillo representan un 10% y la espalda un 5%.
El síndrome rotuliano, el síndrome de la cintilla iliotibial, la tendinitis poplítea y la tendinitis rotuliana son las lesiones de rodilla más habituales.
La tendinitis del tibial posterior, periostitis, fracturas por sobrecarga, el síndrome tibioperoneo lateral y anterior, la tendinitis aquilea, la
fascitis plantar y la sesamoiditis se sufren en la pierna y el pie.
Lumbalgias, bursitis trocantera, tendinits del glúteo medio y bursitis isquiática aparecen en la región lumbar, la cadera y el glúteo.
Las roturas fibrilares y distensiones, el síndrome del piramidal, fracturas por sobrecarga en metatarsianos, tibia y peroné son frecuentes en la musculatura posterior del muslo.
La osteopatía del pubis, lesiones en cresta iliaca, tendinitis de los aductores y fracturas por arrancamiento, sacroileitis y osteitis condensante son lesiones que padece la pelvis.

Según el nivel de entrenamiento se sufren estos tipos de lesiones:
– Los corredores que realizan entre 5 y 32km a la semana sufren más del síndrome tibioperoneo, síndrome rotuliano, molestias musculares, dolor en
región poplítea, dolor lumbar, tendintis del tibial posterior, fascitis plantar y tendinits aquilea.
– Los que corren de 32 a 64km a la semana suelen presentar tendinitis del Aquiles, fascitis plantar y fracturas por sobrecarga.
– Entrenando de 64 a 112km por semana se presentan problemas asociados a la temperatura corporal como hipertermia e hipotermia, además de
distensiones de los aductores y ciática.
– Los maratonianos de élite que corren entre 112 y 290km por semana suelen sufrir fracturas por sobrecarga, distensiones musculares agudas, ciática y fatiga por exceso de entrenamiento.

Las causas de las lesiones del corredor
Entrenar con haciendo kilometraje excesivo, correr en terrenos con pendiente, no realizar un calentamiento adecuado y usar calzado no apropiado o gastado causan frecuentemente las lesiones. Los factores biomecánicos del propio corredor como alteraciones en el apoyo del talón, supinación o pronación excesiva del pie, una dismetría de miembros inferiores y genu varo o valgo, también suponen causas de lesiones.

¿Cómo evitar lesiones al correr?
Evitar posibles lesiones es posible teniendo en cuenta:
– Seguir un nivel de entrenamiento apropiado
– Escoger un terreno adecuado
– Utilizar calzado de buena calidad
– Empezar con ejercicios de calentamiento
Es aconsejable que las personas que empiecen a correr después de años de vida sedentaria se sometan primero a una exploración física con evaluación
cardiovascular y musculoesquelética.
Complementar la carrera con un entrenamiento de pesas fortalece la masa muscular. Ejercicios de estiramiento estático, sin rebotes, lentos y suaves, antes, después y, en caso necesario, durante la carrera, mantienen la flexibilidad de espalda, muslos, piernas, y estructuras plantares.

Dra. García Greciano

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.