LA FDA APRUEBA UN NUEVO FÁRMACO PARA TRATAR LA OSTOPOROSIS EN MUJERES POSTMENOPAUSICAS CON ALTO RIESGO DE FRACTURA ÓSEA.

La osteoporosis es una enfermedad esquelética en la que se produce una disminución de la densidad de masa ósea. Así, los huesos se vuelven más porosos, son más frágiles y se rompen con mayor facilidad. La osteoporosis, sin generar síntomas ni dolor, puede provocar fracturas óseas y reducir la calidad de vida.

Los bifosfonatos son el tratamiento farmacológico más recetado para la osteoporosis y reducen el riesgo de fractura en mujeres posmenopáusicas hasta en un 50%. Sin embargo, en la última década, estos fármacos se han asociado con fracturas femorales atípicas (FAF), fracturas raras con una morfología transversal y quebradiza. La inusual morfología de la fractura sugiere que el tratamiento con bifosfonatos puede alterar los mecanismos de endurecimiento en el hueso cortical y pueden ocurrir eventos adversos como fracturas femorales, osteonecrosis de la mandíbula, debilitamiento general y finalmente el fin del hueso. “Los pacientes que hayan estado tomando estos fármacos deben hacerse revisiones después de tres/cuatro años y tomar una nueva decisión sobre si deben continuar, detener o cambiar el tratamiento”, dice Joseph M. Lane, cirujano ortopédico del Hospital de Cirugía Especial en Nueva York

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado el Evenity (romosozumab-aqqg) para tratar la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas con alto riesgo de sufrir fracturas óseas. Éstas son mujeres con antecedentes de fractura osteoporótica o múltiples factores de riesgo de fractura, o aquellas que no han respondido o son intolerantes a otras terapias para la osteoporosis.
El Evenity es un anticuerpo monoclonal que bloquea los efectos de la proteína esclerosina y funciona principalmente aumentando la formación de nuevos huesos. Evenity contiene un recuadro de advertencia en su etiqueta que indica que puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte cardiovascular, y no debe usarse en pacientes que hayan tenido un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular durante el último año.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.