Calzado de verano y esguince de tobillo

Los zapatos inadecuados son uno de los factores de riesgo de sufrir un esguince de tobillo junto con el practicar deporte, que las superficies por las que caminamos sean desiguales o por lesión previa o mala condición física.

Elegimos a veces para el verano un calzado con suelas delgadas y planas porque es más ligero y transpirable pero con muy poca estabilidad. Es importante:

-que tenga una buena suela que amortigüe y resulte cómoda a los pies,

-que sujete bien el tobillo y el pie para conseguir una buena estabilidad

-que sea transpirable y evite la sudoración del pie que podría reducir el agarre

El esguince de tobillo es una lesión que ocurre cuando se tuerce el tobillo de manera brusca, desgarrando los ligamentos que mantienen unidos los huesos de la articulación, apreciable a veces con un sonoro chasquido. Los síntomas son dolor sobre todo al apoyar, hinchazón, moratones, inestabilidad y movilidad reducida.

Consúltanos si tienes dolor e hinchazón en el tobillo y sospechas de un esguince. Medidas de cuidado personal pueden ser todo lo que necesitas pero si los signos y síntomas son graves, puedes tener daño en un ligamento o un hueso roto.

El cuidado personal incluye

  • Descansar. Evita actividades que causen dolor
  • Hielo. Usa una bolsa de hielo inmediatamente durante 15 a 20 minutos y repite cada dos o tres horas mientras estés despierto. Consultar en caso de enfermedad vascular, diabetes o disminución de la sensibilidad
  • Compresión. Comprime cuidando de no partear demasiado el tobillo con una venda elástica para ayudar a detener la hinchazón, empezando por la parte más alejada del corazón
  • Elevación. Eleva el tobillo para drenar el exceso de líquido.

Para lesiones graves, acude a un especialista en lesiones musculoesqueléticas, como un cirujano ortopédico o un especialista en medicina del deporte que podrá pedir pruebas de imagen diagnóstica, recetar analgésicos, colocar un vendaje o una tobillera y pedirte que uses muletas o incluso colocar un yeso o bota para caminar.

Cuando la hinchazón y el dolor bajen y permitan reanudar el movimiento te pedirán ejercicios con un fisioterapeuta para restaurar el rango de movimiento, la fuerza, la flexibilidad y la estabilidad del tobillo.

En casos raros, si la lesión no sana o el tobillo permanece inestable después de un largo período de fisioterapia y rehabilitación puede requerir cirugía para recontruir o reparar un ligamento que no cicatriza.

Los siguientes consejos pueden ayudarte a prevenir un esguince de tobillo o un esguince recurrente:

  • Calentar antes de hacer ejercicio
  • Ten cuidado al caminar o correr sobre superficie irregular
  • Usa una tobillera si tu tobillo es débil o con lesión previa
  • Usa zapatos cómodos y apropiados a la ctividad transpirables con buena suela y agarre y sin tacón alto
  • Estar preparado para la actividad deportiva a realizar, con buena fuerza muscular y flexibilidad
  • Ejercitar la estabilidad y el equilibrio
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.