Entradas

correr-asfalto

Lesiones Deportivas en Verano

El verano significa pasar días largos al aire libre, disfrutando jugando y haciendo ejercicio. En general las lesiones más frecuentes son leves y de rápida recuperación, deshidratación y golpe de calor, picaduras de insectos… y lesiones deportivas debido al uso excesivo, esguinces y accidentes. Y algunas lesiones son graves como las lesiones vertebrales al zambullirse de cabeza en zonas poco profundas de playas, ríos y piscinas.

Lesiones por sobrecarga. Como no has estado haciendo alguna de estas actividades durante todo el año, te arriesgas a un uso excesivo de los músculos. Muchas personas no se calientan adecuadamente, forzando un músculo aquí y allá, y el movimiento repetitivo de algunas de las actividades puede lesionar los músculos poco trabajados.

Lesiones de “running” y cualquiera de sus modalidades, sobre todo a nivel del miembro inferior, especialmente metatarsalgias y fascitis plantares (que van asociadas al uso de un calzado no correcto y por la práctica de estas actividades en terreros no adecuados). Además podemos tener esguinces y tendinopatías de tobillo o rodilla o lesiones musculares.

Lesiones por caídas: Ciclismo, equitación, trampolines que conllevan desde contusiones y heridas leves a lesiones más severas como fracturas, luxaciones o traumatismos craneales.

requiere reposo y frio local, éste nunca se debe aplicar directamente sobre la piel, sino protegido con un paño para evitar lesiones por congelación en la piel. Si con estas medidas no mejora en 24 o 48 horas es recomendable la valoración por un médico.

Lesiones por movimientos repetidos entre los  niños. Los campamentos de deportes de todo el día donde los niños practican movimientos repetitivos día tras día pueden eventualmente generar tensión y lesiones.

Qué hacer:

Un esguince o tendinopatía por torsión o sobrecarga, requiere reposo y frío local, que se aplicará protegido con un paño sobre la piel. Si no mejora en 24 o 48 horas es recomendable que lo valore un médico.

Calentar antes de iniciar cualquier práctica deportiva. Dedicar unos 15 minutos para preparar nuestros músculos, ligamentos y articulaciones.

Finalizar la actividad física de manera progresiva y estirar

Usar equipamiento adecuado y protecciones como cascos, guantes, coderas, rodilleras, espinilleras

Para los ciclistas, que la bicicleta encaje en tu medida y que el asiento y el manillar estén en su sitio correcto. Haz calentamientos dinámicos antes de salir. Estira después. Y practica entrenamiento cruzado: si andas en bicicleta un día, intenta nadar al siguiente.

Lleva el calzado adecuado para la actividad. Por ejemplo, las botas de montaña que soportan el tobillo son fundamentales para una largas marchas en terrenos irregulares.

En verano el calor y el esfuerzo provoca sudoración intensa con pérdida de agua y electrolitos por lo que la hidratación continua es fundamental para reponer esas pérdidas, junto a una correcta alimentación.

Limitar la práctica de deportes con los niños a unas pocas horas al día con descansos. Descansar entre campamentos deportivos. Darle importancia al calentamiento y ser honesto sobre cualquier dolor que se pueda experimentar.