Artroscopia de hombro

artroscopiahombroQx2La Artroscopia consiste en acceder a la articulación por medio de una óptica (tubo estrecho que contiene lentes de aumento y fibras ópticas) que se conecta a una fuente de luz (que ilumina la cavidad) y a una cámara de alta resolución, consiguiendo una imagen de alta calidad en una pantalla de video. Realizamos toda la intervención a través de pequeñas incisiones (5mm) guiándonos de la imagen transmitida a la pantalla.
Nosotros realizamos la artroscopia de hombro con el paciente tumbado de lado, traccionándo de forma controlada del brazo.
Por medio de la artroscopia, tenemos acceso a dos zonas:
• Articulación gleno-humeral (cabeza humeral y glenoides)
• Espacio subacromial (donde se localiza la art. Acromio-clavicular)

Valoración médica
Al ser, el hombro, una zona tan móvil, aumentan las posibilidades de lesiones. Cuando se sufre dolor, se tiende a evitar las actividades diarias, aún las más sencillas. Si se mantiene inactivo por demasiado tiempo, el hombro tiende a volverse rígido y cada vez es más difícil su movilización.

Ante una lesión, realizamos una valoración del hombro, recogiendo datos previos del paciente, información sobre el momento de la lesión, exploración física y pruebas diagnósticas.
Con la radiografía simple podemos valorar fracturas, depósitos de calcio, irregularidades óseas (como desgaste excesivo de las articulaciones) y con la Resonancia Magnética (RMN) valoramos lesiones en los tejidos blandos (lesiones del labrum, del manguito de los rotadores, etc).
La artroscopia de hombro se suele utilizar ante:
• Sindrome subacromial (disminucióndel espacio, chocando las estructuras)
• Inflamación: bursitis, tendinitis, tendinitis calcificante, capsulitis retractil etc.
• Luxación de la cabeza humeral (con rotura del labrum glenoideo)
• Rotura de alguno de los tendones del manguito de los rotadores

Preparación para Artroscopia de hombro
Una vez que hemos decidido que el mejor tratamiento para la lesión, es una artroscopia, se necesita preparar al paciente.
Como toda intervención quirúrgica, se requiere de un estudio preoperatorio con una serie de pruebas (analítica de sangre con estudio de coagulación incluido, electrocardiograma y radiografía de tórax) que deben ser valoradas por el anestesista, para saber si el estado de salud del paciente permite realizar la Artroscopia de hombro.
Si el estudio preoperatorio es satisfactorio, al paciente se le dan una serie de instrucciones a realizar el día de la intervención:
• Debe mantener ayuno (no comer, ni beber) por lo menos 8h.
• Ducha corporal en casa.
• Debe acudir al Hospital, donde le van a intervenir, a la hora indicada con todas las pruebas que le han realizado (RMN hombro, radiografías en caso de tenerlas, pruebas del preoperatorio, Consentimiento informado firmado y las autorizaciones administrativas necesarias en cada caso)

imagenhombro4Artroscopia de hombro
Para poder realizar esta intervención se requiere una anestesia general, combinándola algunas veces con una anestesia regional (para controlar el dolor tras la cirugía).

Realizamos2 ó 3 pequeñas incisiones llamadas portales. Por una de ellas, se introduce la óptica o artroscopio protegida por una vaina metálica que sirve también para introducir una solución estéril (suero salino) que distiende la articulación, facilitando la visión y el trabajo dentro del hombro. Por los otros portales, protegidos por cánulas especiales, introducimos los distintos instrumentos necesarios para reparar la lesión (motor de artroscopia con terminales específicos, vaporizador por radiofrecuencia, pinza de agarre, implantes, suturas, etc). Al tener una visión directa de la articulación en movimiento y cerrada, podemos extraer, suturar y reparar exclusivamente la parte lesionada respetando al máximo el resto de las estructuras.

Riesgos y complicaciones
Al ser una intervención quirúrgica, no está libre de complicaciones y riesgos.
Pero conociéndolas, se toman todas las medidas preventivas para evitarlas.

Después de la Artroscopia de hombro
Tras la intervención, se coloca un apósito compresivo en el hombro, que absorberá el líquido que sale por la incisiones realizadas durante la artroscopia. Debe acudir a consulta a la semana, más o menos, para retirarle los puntos que cierran las incisiones.

CABESTRILLOLas primeras semanas, mantendrá el hombro inmovilizado en cabestrillo y le indicaremos los movimientos que puede realizar, dependiendo de la lesión reparada y el tratamiento realizado. Entre las recomendaciones postquirúrgica más generales se pueden incluir:
• Brazo del lado intervenido en reposo, en cabestrillo (con mano a nivel del corazón, no caída hacia abajo).
• Movilizar los dedos de esa mano, para facilitar la circulación.
• Tomar los analgésicos prescritos según indicación médica.

El tratamiento rehabilitador, controlado por profesionales, es fundamental para la recuperación de movilidad. En caso de reparación del manguito de los rotadores o del labrum glenoideo se realizaran movimientos más limitados hasta la cicatrización de la lesión, mientras que en los casos de capsulitis retráctil o síndrome subacromial, se comenzará con la movilización del hombro en cuanto el dolor se lo permita.

Debe acudir a revisiones para valorar evolución y ante cualquier pregunta o problema que se plantee, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Dr. E. Galindo Andujar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *