Sociedad Científica de Medicina Hiperbárica

Se presenta la Sociedad Científica de Medicina Hiperbárica

Durante el pasado fin de semana se celebró en Madrid, el Primer Congreso Nacional sobre Medicina Subacuática e Hiperbárica en la que participaron entre otros el Dr. Emilio Salas (Cádiz), el Dr. Antonio Viqueira (Murcia), la Dra. Eva Mª Sanz (Madrid), el Dr. Juan Batle (Palma de Mallorca), Dr. Francisco Sanmartín, (Murcia), el Dr. Salvador (Castellón), Carlos Goicoechea, Profesor y Catedrático en Farmacología en la Universidad Rey Juan Carlos, Madrid y otros expertos en esta área médica. También asistió nuestra especialista en Medicina Hiperbárica: Dra. Susana García Greciano.

Leer más

25-anos-INCOMA

25 años a tu lado

Poco a poco, granito a granito, se construyen montañas. Tiempo, ilusión y esfuerzo y alguna palada que otra para llegar a 2017 desde aquel verano del 92 en el que empezamos a escucharte, a atenderte, a curarte.

25 años a tu lado, esperando que hayamos podido acertar a resolver tu problema de salud. Hemos hecho muchos amigos y fieles conocidos, pero todos pacientes, que nos habéis motivado para hacer este bello trabajo con ilusión.

Tomamos rumbo a otros 25 años en los que queremos que nos sientas cerca, por si podemos ayudarte, y siempre, agradecerte haber confiado en nosotros.

resonancia de granada

Imágenes por resonancia magnética de frutas y verduras.

Os vamos a deleitar con estas fascinantes imágenes obtenidas por resonancia magnética de frutas y verduras.

Andy Ellison es un técnico de RM en la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston que ha tenido la ocurrencia de estudiar el interior de algunos vegetales que conocemos y comemos a menudo.

Ha publicado las imágenes en su blog insideinsides, Son adquisiciones manuales en una máquina Philips de 3.0 teslas.

La imagen de la entrada es de una granada, aquí tenéis otras:

Chirimoya

Leer más

camara hiperbarica IMTRA

Medicina hiperbárica, eficaz contra el pie diabético.

El pie diabético

El pie diabético es una patología multidisciplinar inducida por la hiperglucemia mantenida y otros factores que concurren con frecuencia en personas con diabetes (hipertensión arterial, hipercolesterolemia,…) que provocan un daño en los vasos sanguíneos y nervios del pie.

Estas complicaciones pueden ser:

a) Úlceras neuropáticas

b) Úlceras por isquemia vascular

c) Procesos infecciosos abiertos o cerrados

Al sufrir disminución de la sensibilidad y  mala circulación del pie, puede formarse una úlcera, algunas veces grave, y que es la principal causa de una posible amputación.

Si una úlcera aparece, hay que acudir lo antes posible al especialista. No sólo para curarla, sino para diagnosticarla y diseñar un tratamiento personalizado.

Los mecanismos más importantes en la fisiopatología del pie diabético son: un retraso de la cicatrización, y una pobre respuesta frente a la infección.

Los factores que producen este retraso son: la hipoxia, la alteración del transporte de oxígeno, disminución de la síntesis de colágeno, alteración del metabolismo lipídico, alteración de los factores de crecimiento tisular.

Este ambiente hipóxico es consecuencia de la glicosilación no enzimática que, por un lado disminuye la capacidad de deformación de la membrana de los hematíes necesaria para circular por finos capilares, y por otro incrementa la producción de radicales libres.  Además hay alteraciones de la adhesividad plaquetaria, que disminuye la acción de liberar factor de crecimiento necesario para la cicatrización, y un aumento de la viscosidad sanguínea. Ya no solo hay un menor aporte de oxígeno, sino que este es requerido en mayor medida para atender la afinidad que presenta la hemoglobina glicosilada, conduciendo a la lesión a una cicatrización más lenta.

En condiciones hipóxicas se forma el colágeno muy débil.

La menor disponibilidad de oxigeno tisular dificulta el mecanismo de fagocitosis, originando una pobre respuesta a la infección. Se produce una reacción adaptativa del sistema de microcirculación que aumenta el contacto de la sangre con los tejidos con el objeto de captar más oxígeno.

El mecanismo por el cual las heridas se curan, es oxígeno dependiente. Las heridas normales sanan con una presión parcial de oxígeno (PO2) mayor de 40 mmHg. Si el PO2 es menor de 40 mmHg, la curación de la herida está alterada.

Por otro lado, los daños a los nervios periféricos de los pies hacen que las lesiones del pie diabético transcurran sin dolor pudiendo aparecer úlceras de la planta del pie, atrofia de la piel, etc. y con riesgo de gangrena.

Tratamiento con oxígeno Hiperbárico

El oxígeno hiperbárico es un tratamiento que ha demostrado efectividad. La OHB se usa exitosamente en varios países del mundo en el tratamiento de lesiones tróficas graves del pie diabético para prevenir la amputación y la necrosis y disminuir el tiempo de cicatrización, exigiendo un menor requerimiento de insulina.

El tratamiento con oxigenoterapia hiperbárica (OHB) aumentará la presión parcial tisular de oxígeno unas 10 a 15 veces, corrigiendo la hipoxia y favorecerá todos los mecanismos oxígeno-dependiente de los tejidos hipóxicos

Protocolo

En IMTRA nuestro protocolo de tratamiento es de 20, o más, sesiones de OHB a 2,2 ATA en sesiones diarias de 1 hora. Necesariamente esta terapia irá unida al lavado, cuidado y desbridamiento de la herida llevados por enfermería especializada.

IMTRA dispone de autorización sanitaria para esta especialidad, los tratamientos se realizan bajo la supervisión de nuestra especialista dra. García Greciano, por técnicos formados y contamos con la presencia física de un médico en la clínica mientras el paciente está dentro de la cámara hiperbárica.

 

rotura manguito rotadores

Rotura del manguito de los rotadores

El hombro es la parte del cuerpo humano con mayor amplitud de movimientos. Esa flexibilidad de movimiento es lo que permite que los brazos sean tan útiles para casi todas las actividades. Esta funcionalidad del hombro provoca que pueda lesionarse repentinamente o por el desgaste continuo.

El hombro está formado por la combinación compleja de tres huesos, mantenidos en su lugar por músculos, tendones y ligamentos. La escápula, la cabeza del húmero y la clavícula originan dos articulaciones bien diferenciadas que son la articulación acromio-clavicular (AC) y la articulación escapulo-humeral. Esta última (cabeza humeral y glenoides, art. glenohumeral) está ampliada por el labrum glenoideo, que además de crear mayor superficie a la articulación le confiere mayor estabilidad. Además, existen cuatro músculos cortos, que procediendo de la escápula se insertan en la cabeza humeral proporcionando gran parte de la movilidad y consistencia a la articulación. Los tendones de estos cuatro músculos constituyen el denominado “manguito de los rotadores”.

manguito-rotadores

  • La tendinitis del manguito de los rotadores es la irritación de estos tendones e inflamación de la bursa (la capa que recubre dichos tendones).
  • Una rotura en el manguito de los rotadores se produce cuando uno de los tendones se desprende del hueso a raíz de una sobrecarga o lesión.

Los tendones del manguito de los rotadores pasan por el espacio subacromial,  bajo una zona ósea,  hasta fijarse a la parte superior del hueso del brazo. Cuando estos tendones se inflaman, se rozan mas con los movimientos del hombro, incluso algunas veces, un recrecimiento óseo puede estrechar el espacio aún más.

Leer más

lesion LCA

Rotura de Ligamento Cruzado Anterior (LCA)

El ligamento cruzado anterior (LCA) conecta la parte posterior-lateral del fémur con la parte antero-medial de la tibia, pasando por detrás de la rótula. Esta unión permite evitar un desplazamiento hacia delante de la tibia respecto al fémur, mientras que el ligamento cruzado posterior (LCP) evita el desplazamiento hacia atrás, ambos ligamentos, combinados, proporcionan estabilidad rotacional a la rodilla.

La lesión o rotura del LCA, ya sea parcial o total, puede ocasionar que la rodilla no goce de la misma estabilidad y fuerza, requiriendo una operación para su reconstrucción.

Si un LCA dañado no se reconstruye, la rodilla puede seguir siendo inestable. Esto aumenta la probabilidad de una rotura de meniscos. La reconstrucción del LCA se recomienda cuando se presentan estos problemas:

  • Rodilla que se siente inestable durante las actividades diarias.
  • Dolor de rodilla.
  • Incapacidad para continuar practicando deportes u otras actividades.
  • Cuando otros ligamentos también están dañados.
  • Cuando hay una ruptura de meniscos.

Dos tercios de las lesiones del ligamento cruzado anterior son de origen deportivo, afectando principalmente a una población joven y activa. Una de cada 5 artroscopias llevadas a cabo tienen como objetivo la reconstrucción del ligamento cruzado anterior, siendo las mujeres mucho más propensas que los hombres a sufrir este tipo de lesiones.

Aunque el personal médico en ocasiones se decanta por realizar un tratamiento conservador, la elección más común a la hora de corregir las lesiones del ligamento cruzado anterior es la cirugía. La artroscopia de rodilla se caracteriza por ser una intervención quirúrgica menos invasiva.

En este procedimiento se inserta una cámara diminuta dentro de la rodilla a través de una pequeña incisión quirúrgica. El cirujano visualizará los ligamentos y otros tejidos de la rodilla en un monitor.

A  través de dos  pequeñas incisiones en la rodilla introducirá instrumentos médicos y luego reparará el LCA siguiendo estos pasos.

  • Se realiza la resección de restos del ligamento mediante un terminal específico de motor.
  • El cirujano practicará un túnel en el fémur y otro en la tibia para insertar el nuevo tejido que puede ser autoinjerto (tejido del propio paciente) o aloinjerto (de donante).
  • Se fijará con dispositivos específicos el nuevo ligamento al hueso para mantenerlo en su lugar.

Al final de la cirugía, el cirujano cerrará las incisiones con suturas (puntos) y colocará un vendaje compresivo en toda la pierna.

La reconstrucción del LCA normalmente es muy efectiva. Un LCA roto solía acabar con la carrera de muchos atletas. Ahora, los avances en cirugía con nuevas técnicas de fijación y en la rehabilitación permiten obtener resultados mucho mejores, como:

  • Menos dolor y rigidez
  • Menos complicaciones con la propia cirugía
  • Recuperación más rápida

El programa de rehabilitación tendrá una duración aproximada de 3 a 6 meses, antes de que se pueda volver a desempeñar la actividad deportiva habitual. Es importante hacer hincapié en que la base del éxito de la artroscopia de rodilla dependerá principalmente del cumplimiento del paciente con el programa de rehabilitación tras la operación del ligamento cruzado anterior roto.

artroscopia de rodilla en IMTRA

Rotura de menisco

Los meniscos son fibrocartílagos en forma de media luna que están situados entre superficies articulares. Su función es estabilizar la articulación y actuar de “tope” en sus movimientos exagerados y también amortiguan los impactos entre las superficies articulares ya que aumentan la superficie de contacto y distribuyen la carga.

En cada rodilla hay dos meniscos: uno en la parte interna de la rodilla (medial) y otro en la parte externa  de la rodilla (lateral). Están fijados a la parte superior de la tibia.

El menisco puede romperse por alta presión o aplastamiento, como en la caída con las piernas rectas después de un salto. Si el menisco se comprime fuertemente practicando deporte o actividades pesadas, se corre el riesgo de una microfractura.
También al mantener durante mucho tiempo una posición en cuclillas, se puede sufrir esta lesión.
Una violenta rotación de la rodilla al caminar o correr, por ejemplo un cambio de dirección puede generar una torsión que fisura el menisco.
La repentina hiperextensión de la rodilla, como una patada al aire en el fútbol, puede lastimar el menisco, además de los músculos isquiotibiales internos. En particular, si un jugador intenta golpear con fuerza máxima un balón, pero falla y le da al aire, se produce un desequilibrio fisiológico entre la actividad de los flexores, extensores y rotadores de la rodilla.
Causas menores son microtraumatismos repetitivos, un hematoma o la actividad física llevada a cabo sin estar preparados lo suficiente.
El menisco también se puede dañar debido al desgaste. Esta enfermedad típica de las personas mayores, se caracteriza por una lenta erosión del fibrocartílago, incluso en ausencia de traumatismo directo o indirecto.

La prevención de las lesiones de menisco es muy difícil, el fortalecimiento de los músculos de la rodilla es la única manera de reducir el riesgo. Leer más